La Pareja de tu vida

Una herramienta novedosa, elaborada pensando en quienes tienen ya pareja establecida; o bien en quienes no teniéndola aún, tienen una idea o visión de cómo debería ser la persona con quien compartir su vida.

Si ya tienes tu clave de acceso Puedes ingresar ahora :

X

Si olvido su Contraseña.....

Coloque a continuación el nombre que se le asignó inicialmente (normalmente es su cuenta de correo electrónico). Recibirá un e-mail con su contraseña.


Si quiere una nueva cuenta DEMO gratis.....

Pulse aquí para obtener una cuenta DEMO gratis


Si no recuerda su ID de usuario.....

Pulse aquí para ponerse en contacto con nosotros

La plataforma la Pareja de tu vida es una herramienta novedosa, elaborada pensando en quienes tienen ya pareja establecida; o bien en quienes no teniéndola aún, tienen una idea o visión de cómo debería ser la persona con quien compartir su vida; o bien para ayudar a decidir a quienes piensan ya en alguien como su pareja ideal.

Por medio de un sencillo sistema de cuestionarios, que has de responder con mucha sinceridad, puedes encontrar un diagnóstico de cómo está o percibes esa persona especial en conexión contigo. Te ayuda a establecer la ruta a seguir en el mejoramiento progresivo de tu relación. La plataforma te ofrece respuestas en varios niveles de profundidad, utilizando modalidades de respuestas cortas y largas según el caso, gráficos donde visualizar mejor tu relación, hasta obtener un diagnóstico personalizado.

Dispones de instrumentos como el GPS para activar un mejor conocimiento y relación con tu pareja y el apoyo de lecturas relacionadas, que encontrarás en el libro 30 CLAVES PARA EL ÉXITO, que acompaña nuestro trabajo. Te ofrece además, en caso de que así lo desees, el apoyo personalizado con facilitadores o terapeutas profesionales del área y altamente calificados. Te invito a llenar el primer cuestionario de cortesía para que conozcas la herramienta y su alcance. Bienvenido a la pareja de tu vida.

¿Has encontrado la pareja de tu vida? O bien te preguntas ¿Cómo ha de ser esa pareja ideal, que quieres en tu vida? Si estás leyendo estas líneas, el tema te interesa y te aseguro que aquí vas a descubrir aspectos interesantes.

La búsqueda de esa persona que llega a compartir tu vida, no es cosa que dejar al azar.


Tu vida, con tus sueños y proyectos, ha de estar acompañada por quien comparta la mayoría de los aspectos que consideras más importantes y que son los que te hacen sentir a gusto en su compañía, querer profundizar cada vez más y sentir que la felicidad es mutua.

El compañero de tu vida es, en principio, quien logras descubrir como reflejo de ti mismo. Eres un ser con una serie de cualidades o características que te hacen único; funcionas desde ellas, unas veces con más luz, otras veces desde tus sombras, pero invariablemente te proyectas.

Cuando estás frente a una persona que te resulta agradable, con quien sientes cierta empatía, lo que percibes es el reflejo de ti mismo en ella. Es el efecto espejo, porque se ven el uno en el otro, se reconocen mutuamente, vibran en la misma frecuencia, y así empieza todo!


Te invito a descubrir aquí, que la escogencia de tu pareja se fundamenta en aspectos que ya has conocido o experimentado, aunque tal vez no has llegado a considerar otros como relevantes para tu relación.

Encontrarás que el disparador es la química, tan experimentada y a la vez incomprendida. No concebimos que las relaciones de pareja nazcan de situaciones ajenas a este elemento fascinante. Pero hay aspectos como la afinidad intelectual, por ejemplo, que es clave en el éxito en una relación. Sentirse conectados a un mismo nivel intelectual, puede llegar a desencadenar emociones químicas tan intensas y que la involucran de tal manera, que logran estremecer el cuerpo.

Porque la conexión química hace honor a su nombre. Desencadena ciertas respuestas causadas por sustancias químicas generadas por nuestro cuerpo, sin que lo podamos evitar.

Juntos vamos a descubrir cómo juegan un papel fundamental los sentidos, que hacen las veces de canales sensoriales, con los cuales aprendes a recibir la información que te conecta a tu pareja mediante la mirada profunda, el escuchar atentamente lo que te dice, la percepción de su cuerpo por medio de la piel, o reconocer su aroma y su sabor. Estos sentidos pueden educarse para potenciarlos y ponerlos a trabajar a tu favor.

A medida que la situación avanza, aparecen otros elementos como las afinidades, que más allá de compartir gustos y afinidades, requiere de inteligencia para saber dónde y cómo los vas a compartir. Esto quiere decir, que a la par de establecerte como pareja, siempre vas a conservar tu identidad y para preservarla es importante la creación de tu espacio propio, el respeto mutuo a los espacios propios, y la creación de nuevos espacios ajustados a la dinámica como pareja.

Los valores también debes considerarlos porque están conectados a los principios morales y éticos que rigen tu vida, y desde luego no pueden ser opuestos a los de tu pareja, porque crearían conflictos futuros, a menos que ambos logren transigir sin crear reparos de consciencia. Por ejemplo, parejas de religión diferente y su incidencia en la educación de los hijos.

La visión compartida, es el elemento que te ayuda a construir la relación no sólo de pareja, sino posteriormente como proyecto de familia. Dentro de ella se contemplan distintas acciones, más simples o más complejas según el caso, pero que son decisiones de vida que te integran y donde cada quien hace su aporte para dar forma y consolidar el proyecto.

Las diferencias son inevitables. No hay pareja que no las experimente y debes prepararte para ello. ¿Cómo? Aprendiendo el manejo de tus emociones para dirimir las diferencias con inteligencia. Eso permite que la relación crezca, madure y se consolide ante los desafíos.

En cuanto a los conflictos, no siempre tenemos respuestas a mano, pero sí podemos tener la apertura necesaria para conversar con la pareja acerca de la necesidad de una mediación, para superar situaciones de todo tipo (manipulación, codependencia, abuso, sufrimiento, etc.) que nos afectan y nos sobrepasan.

Y no podemos dejar de lado el humor, porque contribuye al buen ambiente de la relación. Una sonrisa amable, un comentario chistoso y oportuno, hecho con buena intención, baja las tensiones, y sin caer en banalizar las cosas, podemos aprender a reírnos de nuestros pequeños errores. Recuerda que la risa es salud; reír con tu pareja es saludable.


Todo lo anteriormente señalado, afecta en mayor o menor grado la vida de pareja, y es vital que puedas reconocerlo y comprenderlo para lograr una convivencia sana y funcional.

La plataforma LA PAREJA DE TU VIDA es una herramienta pensada con el deseo de orientarte a descubrir, conocer y profundizar en tu pareja, para que construyas tu relación desde los elementos que los unen y aprendas a manejar los que aún no dominas.

Con el conocimiento que aquí te ofrezco, descubres que la química incide especialmente al principio, pero es a través de las afinidades que consigues puntos de encuentro y de disfrute, que los valores dan el piso ético a la relación y que es a partir de la construcción consciente de un proyecto compartido, que el desarrollo madurativo supera los desafíos hacia el logro de una convivencia plena, nutritiva placentera y madura con la pareja de tu vida… ¡Vamos a su encuentro!